Defiéndeme!! (para que luego me pueda defender)

parentalidad positiva

Me uno a lo expresado por esta inteligente campaña: Defiéndeme. .https://www.youtube.com/watch?v=eihsrDTHew4&fbclid=IwAR1V_AhrKPguzBS_S69tuxR5hG3igiakgfOfYLjapIz_aGNtpzBOx_Lkdks

Sí, hay que defender a nuestros hijos e hijas, en las situaciones donde son vulnerables, donde no tienen los recursos para afrontar la situación con ciertas garantías de éxito, donde su etapa evolutiva no da más de sí y le impide asumir la responsabilidad de sus decisiones.

Familias inteligentes: claves prácticas para educar

El best seller de Antonio Ortuño que explica su revolucionario método para educar en familia. Descubre por qué confían en su libro más de 20.000 familias.

Aprenderás los métodos más utiles que han probado su eficacia con familias de todo el mundo en más de 25 años de terapia.

Aprovecha nuestra oferta limitada

Sí, hay que defender a nuestras hijas e hijos, y tomar las riendas de la vida, ejerciendo de guías fiables y disponibles en su viaje. Hay que defender lo justo.

Sí, hay que defender a nuestros hijos e hijas, pero con la idea de que tarde o temprano se van a tener que defender ellos y ellas, en el sentido de que tomen las decisiones que les ayuden a adaptarse a los diferentes contextos donde se desenvuelven o se van a desenvolver.

Esta campaña aborda una realidad abrumadora, la cantidad de mensajes publicitarios que pueden llegar hasta los más hondo del cerebro de nuestras hijas e hijos, y que la mayoría de los adultos no somos conscientes. Como dice el video, ¡de 7.000 a 10.000 anuncios al año! Es decir, que si tu hijo tiene 15 años, ha sido bombardeado con 150.000 anuncios para que consuma bebidas o alimentos. ¡Una auténtica barbaridad!

La publicidad es muy sabia. Sabe asociar al producto las motivaciones, los gustos, los deseos de las personas. Aunque no tengan nada que ver. Te vende un producto tóxico como ecológico. Y te lo crees. Te vende una bebida con un montón de azúcar como algo muy saludable. Y te lo crees. Vale todo. Pues imagínate a tu hijo o hija que no tiene todavía habilidades para reflexionar o analizar de forma crítica los anuncios. Como dice el video, el 80 % de los anuncios de alimentos y bebidas que se venden como repletos de vitaminas y minerales, en realidad, son perjudiciales para la salud. Si, la publicidad es muy sabia, pero somos Familias Inteligentes.

El Código PAOS nació con la idea de regular y defender a los menores de hasta 12 años, para que la publicidad comprendida en su ámbito de aplicación llegue a cumplir las normas éticas, los anunciantes estén adheridos y cumplan las normas, que podéis ver en este enlace. http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/docs/documentos/nutricion/Nuevo_Codigo_PAOS_2012_espanol.pdf Pero desgraciadamente, el valor del consumo está por encima del valor de la salud. Tenemos que priorizar la salud antes que el consumo. Difícil misión, pero no imposible.

El objetivo de una alimentación infantil sana es conseguir una dieta equilibrada. Y no veo anuncios que lo fomenten. Así que, para educar en la responsabilidad, tenemos que pasar tres etapas diferenciadas:

Cursos Familias en la Nube

Descubre el método educativo revolucionario que ha cambiado la vida a más de 20.000 familias. Mejora el clima de tu hogar con nuestra exclusiva formación en vídeo.

Incluyen las técnicas más eficaces y los mejores consejos para que tus hijos crezcan responsables y felices.

Empieza ahora gratis
  1. Defender: cuando mi hijo o hija no tiene recursos para abordar la publicidad. Le protejo. Apago la televisión cuando salgan anuncios (o mejor no le pongo la TV), fuera comida basura de casa o no se compra bebidas repletas de azúcar.
  2. Supervisar: cuando mi hija o hijo ya puede empezar a responsabilizarse, a defenderse, pero necesita ayuda adulta. Con un control externo adecuado voy potenciando su autocontrol. Empieza a diseñar los menús, nos acompaña a la compra, llegamos  a acuerdos sobre lo que se compra…
  3.  Delegar: objetivo final. Mi hijo o hija tiene recursos para afrontar la situación, tiene el control, y le toca asumir la responsabilidad. Ya se puede y se debe defender. Cuando se vaya con sus amistades a tomar algo por ahí, no vamos a estar (eso espero) para decirle lo que tiene que comer. Apoyo, confianza y respeto por parte adulta es lo que necesita.

En definitiva, otra vez volvemos a la técnica del semáforo inteligente: proteger (semáforo rojo), supervisar (semáforo amarillo) y delegar (semáforo verde). Cada cosa a su tiempo.

Los datos están ahí. El 40 % de los niños y niñas españoles tienen sobrepeso, con todos los problemas de salud asociados a ello. Defiende a tu hijo o hija para que se pueda defender.

Share

Psicólogo especialista en Psicología Clínica Infanto-juvenil y Terapeuta Familiar desde hace más de 25 años. Conferenciante sobre temas educativos, centrados en la parentalidad positiva, su modelo educativo consiste en dotar de herramientas a los padres y madres para que sepan poner límites de una forma respetuosa, con la responsabilidad y la felicidad como compañeras de viaje.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Exit Popup

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Más información.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar